Todavía podemos hacer algo: las mejores frases de “El cuento de las comadrejas”, Juan José Campanella.

Cuanto viejos amigos, un director de cine, un escritor de cine, una actriz y su esposo comparten una casa. Pronto se verán amenazados por un proyecto inmobiliario.

“Un bichito que se come a otro que se come a otro y así mal que mal se fue armando la historia del mundo.”

“Brindo porque nuestra vida no es como uno de tus guiones. – Osea, ¿No es perfecta?”

“Las tres cosas más difíciles para un actor son: reír, llorar y morirse.”

“Llegará el día en que mis piernas no aguanten el peso de tu amor. Y mi vista será muy débil para la luz de tu cara.”

“Mis palabras no son nada sin un gran director que les dé forma, ni un gran actor que les dé vida. Son una mancha de tinta en un papel.”

“La idea es que todos salgamos ganando. – No, no, no. Yo no conozco juego en el que todos salgan ganando.”

“Sabe cuál es su problema. Que a usted le gustan los tiros fáciles y nada bueno es fácil.”

“En este juego para ganar hay que mirar al rival, pensar como el rival, sentir como el rival. No es nada fácil, por eso a mi me gusta jugar con mala gente que es gente como uno.”

“Y cuando parece que todos los caminos están cerrados, siempre se encuentra una manera.”

“Moraleja: no hay que mirar solo el juego. Hay que mirar al rival. El rival puede ser más peligroso de lo que parece. El rival puede parecer real y atacar cuando menos se le espera.”

“Este juego me tiene podrido. Pura cabeza, no hay emoción. Le falta vino, noche.”

“Todos nacemos para hacer un papel en la vida.”

“Si las películas que están llenas de plástico envejecen, imagínese el amor que está lleno de intenciones.”

“Qué bien finges la pasión. Especialmente cuando el director dijo corten y se siguieron besando.”

“Uno no va a cazar comadrejas, las comadrejas vienen a uno.”

“¿Usted tiene muchos amigos? – Claro. ¿Y los ve? – No, trabajamos mucho pero de vez en cuando nos sentamos a tomar algo. Hasta estoy en contacto con dos amigos de la secundaria. – Pero yo digo amigos, que se interesen por lo que le pasa, que se sacrificarían por usted. – No, no tengo tiempo par amigos.”

“¿Y ustedes tres no toman? – Exceso de torpeza. – Ulcera, estómago. – Sed de vivir.”

“La vida y la muerte depende de quien hace la mezcla.”

“Todo veneno tiene su antídoto y todo contrato se puede romper.”

“El toque genial, de Martín. No mío. Es que si compartían el veneno, la dosis no alcanzaba para matar a ninguno ninguno.”

“Mira hermosa, si es un consuelo para vos, el te habría hecho lo mismo.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *