“Un hombre se convierte en crítico cuando no puede ser artista”. BIRDMAN

Birdman en tres personajes y esos tres personajes en tres frases.  

Este artículo es importante hoy mismo por dos razones: aún estamos saliendo de los Oscars (Birdman ganó 4 Oscars en 2015) y porque su director, el gran Alejandro Iñárritu presidirá el grandioso Festival de Cannes de este año. Además porque esta película sigue siendo muy vigente. 

Entonces, el film de Iñárritu se resume con tres de sus personajes: Riggan (Michale Keaton), Tabitha (Crítica de Obras de Teatro) y Mike (Edward Norton). Esos tres personajes pueden resumir la película y estas son la frases de cada personaje. 

RIGGAN (PROTAGONISTA)

“Un hombre se convierte en crítico cuando no puede ser artista, así como se convierte en informante cuando no puede ser soldado”. 

Birdman es la historia de un famoso actor conocido por ser un gran Súper Héroe (El hombre pájaro), el cual vive en conflicto al intentar revivir su carrera con una obra de teatro “When We Talk About Love”. 

Esta dualidad, que vive internamente el protagonista, es también gracias a factores externos, pues radica en la popularidad que pudo ganar Riggan cuando era un súper héroe y la cual ya no tiene. Popularidad, que al mismo tiempo fue atribuida por el contexto, espectadores, críticos y demás elementos que rodean a un famoso. 

(Es magistral además, como Iñárritu elige a Michale Keaton, ex Batman, para asumir el papel). Y aunque su conflicto se basa en elementos tan falsos como la “popularidad”, capaz de poner en duda su personalidad y labor como artista, el enfrentamiento tiene gran influencia por los llamados críticos de arte. Que como bien dice el titular, no son artistas sino críticos. 

Incluso, Iñárritu pone una escena donde Riggan enfrenta su dudas y rivalidades con Tabitha, crítica de teatro.  

TABITHA (CRÍTICA)

 “Ni si quiera sabe lo que dice porque no puede ver las cosas como son, sino las etiquetas. Confunde los ruidos de su cabeza con verdadero conocimiento”. 

En esa misma escena, Riggan le dice a Tabitha la frase que la define y que seguramente definirá a más de un crítico de arte, teatro o cine de la vida real. 

“No sabe lo que dice porque no puede ver las cosas como son, sino las etiquetas”. Pues bien, y sin balbusear, la crítica es muy vaga y absurda pues se basa en poner etiquetas, adjetivos. Adjetivos que al mismo tiempo están consolidados por patrones de una sociedad y cultura y que evidentemente puede decirlo cualquiera. Cualquiera.

“Esa persona es fea”, pero es fea porque se ha legitimado un patrón de belleza. En ese ámbito, la frase cobra sentido, pues uno deja de ver la esencia de la persona u obra, para criticarla según patrones sociales y culturales. Lo cual es realmente inaceptable, porque se elimina el pensamiento y sentimiento real y esencial. En pocas palabras, no hay afirmaciones de críticos, sino críticas o patrones consolidados en la sociedad que son expresadas por una persona, en duda si es humana, llamada crítica para juzgar una persona u obra. 

“Esa persona es gorda e incómoda”, “Esa película es fascinante, pasional y poco responsable”, “Este artículo es una pesadilla”. 

Es por esa razón que no hay artistas, sino críticos, pues las cosas son y ya. Las personas son y ya. Las obras son y ya. Ahora bien, lo que necesitamos son artistas, en mayúsculas. NECESITAMOS ARTISTAS, no críticos, pues son los artistas los que al ver la esencia de las cosas dicen la verdad. 

MIKE (ACTOR Y ESCRITOR DE ESTE ARTÍCULO)

 “En el escenario no finjo. Finjo en casi cualquier lado. La verdad siempre es interesante”.

“No es porque yo, Mike, sea el que escribe este artículo que voy a afirmar lo siguiente”, pero la frase titular que me corresponde es sencillamente magistral. 

En esa sentencia, se pone en evidencia cuando uno realmente hace algo por sinceridad y no por apariencia. En pocas palabras, ser artista es algo muy sincero, ser crítico es bastante fingido.  Para no olvidar: eso que es sincero, la verdad, es realmente interesante. 

Ahora bien, ¿Por qué se finje en lo cotidiano y no cuando se asume un rol en una obra de teatro? Creemos que afuera, en esa gran obra que llamamos realidad, todos nos enfrentamos constantemente a falsos actores, que prácticamente no están interpretando su papel con la verdadera pasión o esencia que amerita la obra. 

Y como la verdad siempre es interesante, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  1. La popularidad es falsa y creemos no merece poner en dualidad la verdadera personalidad.
  2. Los críticos, que se mueven bajo esos patrones de popularidad, son realmente actores falsos que finjen su papel y muchas veces no son capaces de demostrar su real sentimiento sobre un asunto o sobre la esencia de las cosas. 
  3. Es inevitable llegar a fingir en ciertas situaciones, pero posiblemente es más interesante no fingir cuando se entra en acción. 

BONUS QUOTE: “La labor cultural que antes realizaban los dioses y sagas épicas ahora la realizan los comerciales de detergente y los personajes de tiras cómicas.”

DATO: Disponible en NETFLIX. 

POR

“Mike de Birdman.” 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *