CAPÍTULO Historia de un Matrimonio: “El amor fuera de la boda” / Sobre el Film de Noah Baumbach

No debería molestarte que me acostara con ella sino que me riera con ella

¿Cómo unos personajes tan agradables y sensatos con el público se pueden separar? Quizás Noah Baumbach no se preguntó esto cuando quizo retratar de la manera más honesta lo que se supone está basado en una biografía personal. Pues si bien es cierto que tomó elementos de su último divorcio, es inevitable ver cómo la película es perfectamente identificable con muchas separaciones.

El carácter universal del filme, no sólo refleja la virtud del cine para mostrar la esencia de las acciones humanas y sus relaciones, sino que se presenta increíblemente como la anticipación y oráculo mismo de muchos matrimonios que aún no conocen su futuro. Y esto porque hoy en día, el amor parece encontrarse fuera de una boda.

Lo más hermoso de la película, entendiendo en realidad que toda la película es vislumbrante, parte del escenario introductorio que va un poco más allá del límite que pone el lente, y en vez de guiarse por un personaje, podemos ver lo que cada intérprete es según lo que piensa y siente el otro. De este modo y con unas cartas muy emotivas, Baumbach nos adentra en lo que sin lugar a dudas es una relación: la interacción de dos personas. Dos protagonistas de importancia símil.

Cuando esto existe, todo es ídilico. Y así lo es, sobre todo si lo que cada uno piensa de la otra parte es bondadoso. Pero pronto, todo dejará de serlo pues los conflictos a veces son inevitables. Y si bien en el filme ese momento dura poco por necesidades temporales de la narración, tampoco es un carácter que se aleje mucho de lo real, pues innumerables relaciones son mantenidas por una ridícula sensación de felicidad que se contrapone a la totalidad negativa de la relación.

Ahora bien, Erich Fromm nos habla en su libro “El Arte de Amar” de una relación amorosa entera cuando se es capaz de respetar la individualidad de cada integrante, de lo contrario se podría caer en el masoquismo o en el sadismo como causa real de cualquier problemática. Y esto es precisamente lo que sucede, pues los orígenes de la ruptura entre Nicole y Charlie se dan cuando uno olvida sus intereses, deseos e individualidad por las del otro.

Demasiado para ser plasmado con tanta rigurosidad, sencillez y verisimilitud. Por otro lado y más allá del guión y perfecta dirección, por una representación profesional de la pareja protagonista.

Con la individualidad desdibujada se da pie a lo más catastrófico, pues al mismo tiempo que la pareja pierde su integridad, ésta empieza a carecer de autoridad para guiar sus sentimientos. Y se ve claramente reflejado en la carencia de poder divorciarse por decisión propia; sosteniendo y legitimando que otras personas ajenas a la relación se vinculen y tomen la decición por ellos.

Es así como podemos ver un cuerpo judicial “siniestro”, capaz de tomar decisiones sobre el amor con leyes que están construidas bajo todo lo contrario. Pero lo que es más preocupante, que asumen como válidos los juicios que ellos mismos deliberan sobre sentimientos y vivencias que desconocen por completo. Y que seguramente y en casos específicos (Casi la mayoría y en totalidad para los abogados) responden a intereses personales. Aún así lo más angustiante, es la aceptación de la misma pareja por esos “Fallos” (Curiosa la palabra) como una sincera decisión de lo que sienten.

Si bien “Historia de un Matrimonio” puede abarcar variedad de temas y problemáticas, nosotros creemos que la raíz principal es la incapacidad profunda de poder terminar una relación sanamente, con autonomía y sin el agregado de terceros. Y esto implica por un lado, la no robustez de la integridad personal y social actual para poder relacionarse en paz; y en otro sentido, la creación de un sistema judicial que por lo menos en estos casos es fallido. Sobre todo y claro está, si lo que se busca es una sociedad íntegra con individuos coherentemente íntegros. Además, podemos entender que la búsqueda de un abogado y lidiar con una cuarta persona, el juez, es un problema más a solucionar de los que ya se tienen en materia del corazón. Parece ser que lo que más le gusta al amor del matrimonio es el divorcio. 

TRÁILER

La mirada honesta y aguda sobre un matrimonio 
que se separa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *