ARTÍCULO – La Forma del Agua por «Leeloo de El Quinto Elemento»

LA FORMA DEL AGUA. Guillermo del Toro. USA. 2017.

“SI NOSOTROS NO HACEMOS NADA, SE ACABÓ EL NOSOTROS”

Ilustración por Pegantina Criolla

Luego de 11 años de haberse estrenado “El Laberinto del Fauno”, aquella mítica obra maestra de Guillermo Del Toro por el mundo de la fantasía, volvemos a enfrentarnos con la huella más vehemente de su filmografía. Como si fuera un cuento de hadas, ya ha pasado por distintos festivales, entre ellos los Oscars, donde posee la mayor cantidad de nominaciones y donde seguramente se encuentra el SPOILER más claro del film, la estatuilla a mejor película.

Que por qué es la cinta más vehemente de su filmografía. Sencillamente porque es la última, y ese carácter solo refleja por un lado la madurez de su pincelada con la cámara y por otro lado, porque en “La Forma del Agua” están en palabras mayúsculas y minúsculas, los elementos claves de sus películas anteriores y de sus gustos personales.

GUILLERMO TORO

En el 2001, “El Espinazo del Diablo”, del Toro ya usaba la contienda (Guerra Civil Española) como excusa y trasfondo sobre la particular historia de fantasmas. En el 2006, “El Laberinto del Fauno” pasaba lo mismo, pero esta vez contraponía a esta realidad de la también Guerra Civil Española un cuento de hadas de la cual Ofelia es protagonista. Durante el 2006 a 2017, hace películas de corte Hollywoodienses hasta que volvemos a ver en pantalla otra película con su apellido. Por demás, con la misma columna vertebral de su película insignia, “El Laberinto”.

Vestida con referencias de viejas películas, en este caso “El Monstruo de la Laguna Negra”, se crea un personaje algo humano y algo pez que es descubierto en el pulmón del mundo, el Amazonas. Poniendo dos hojas sobre la mesa, vendría siendo el “Fauno”, es decir, el personaje y el carácter fantástico en medio de una realidad que en este caso ya no será la Guerra Civil Española, sino que será la Guerra Fría en los años 60´s. Es decir, una problemática más amplia y global que en términos transparentes se reduce a que pasa de España por EE.UU.

Al igual que en sus dos películas anteriormente mencionadas, del Toro da un durísimo retrato de los horrores de la guerra-posguerra y de la maldad del ser humano con un cuento de hadas. Algo así como que mientras todos se matan, yo insisto en ver mundo fantástico que también es real, y quizá, más real que la guerra. El punto de partida será esta extraña criatura encontrada en el Amazonas, pero lo realmente interesante es cuando lo trasladan a un centro especializado donde será investigado, enfrentado (Por su vil situación de extraño y diferente) y, claramente amado. Este carácter, el amor, será el motor y vínculo de la historia entre la realidad y la fantasía (En el Laberinto, con Ofelia la niña, podríamos decir que era el juego). 

amor

Ahora bien, Guillermo del Toro logra en esta película descifrar el carácter esencial del humano o de la humanidad con relación a todos los seres vivos de su entorno y quizá de sus problemas. Esta es la condición más interesante y astutamente manejada por del Toro con su fantástica fotografía, dirección, vestuario, ambientación de época, etc. Con todos estos elementos cinematográficos no mencionados y mencionados, hacen del film una obra sin fisuras y merecedora de cualquier estatuilla. Punto final.

Partamos del título y recordemos por un momento a “Solo los amantes sobreviven” de Jim Jarmusch (Muy recomendada). En una gran escena hablan los personajes principales, Eve y Adam, sobre la constitución de la sangre. Definen que es 80% agua. Al mismo tiempo hablan de la composición del hombre y del planeta, que también es en su mayoría agua. Pues bien, decir “La Forma del Agua” es decir, para ser directos y fantasiosos, “La Forma del Humano”, “La Forma del Hombre”. Quizá por eso tiene un aspecto humanoide, pero sin ir más allá ¿Qué hace diferente a este personaje? ¿Es su carácter imaginativo e inventado por su director? ¿Es su color? ¿Es su capacidad para vivir debajo del agua? ¿En su falta de poder comunicarse pronunciando palabras?

muda

Esta última pregunta nos remite a la magistral habilidad de Guillermo del Toro para moverse por donde sabe moverse, presentando, sin mayor dificultad, una protagonista muda, distinta y única a los demás personajes de la película. Casi tan extraña como la criatura del amazonas, y que al igual que ella, sufre y enfrenta la discriminación y el delirio de las personas que mantienen el poder y orden. Al mismo tiempo, pone en evidencia un hecho fundamental en cualquier interacción, el lenguaje; entendiendo que el lenguaje va más allá de las palabras escritas o pronunciadas. Por algo se enamoran sin decir “Te amo”.

Efectivamente, “La Forma del Agua” es una denuncia a una sociedad llena de prejuicios que ataca, repele y asesina todo lo que es diferente; y que olvida, además, el rasgo igualitario del ser vivo, ya sea humano o animal, etc. Quizá también es un mensaje a las personas marginadas por su condición física y de inmigrante en EE.UU, como lo sufre este anfibio. Al mismo tiempo es una clara reflexión a amar y respetar todo lo vivo en el planeta por medio de algo tan sencillo como el lenguaje y la comunicación, cualquiera sea su medio. Al final un grupo o una sociedad, solo sobrevive por el respeto y la interacción de sus integrantes, y la forma puntual de interactuar es a través del amor (Como lo demuestra Elisa Esposito, la muda) y usando como vehículo, el lenguaje en su máxima expresión.

Vale mucho la pena verla, entenderla y respetarla sin pronunciar una sola palabra, ya verá que quedará mudo cuando termine.

TRAILER

 

SOUNDTRACK

 

 

POR LEELOO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *